MiPorteria-16-es-portada

Revista web especializada en el entrenamiento del portero de fútbol

goal-keeper

Goalkeeper Planner: la APPpara el entrenador de porteros

congreso-internacional-de-entrenadores-de-porteros-2020

Congreso internacional para entrenadores de porteros

Miporteria-6-en-portada

Online Magazine Specialised in Football Goalkeeper Training

cartel-goalkeeper

Goalkeeper Planner: the APP for the Goalkeeper Trainer

goalkeeper-coach-congress-2020

International Congress for Goalkeeper Trainers

Psicología

La importancia de aprender a relativizar en la portería

The importance of learning to relativize in the goal
Todos a lo largo de nuestra carrera como porteros o entrenadores de porteros hemos tenido "baches". Como los afrontemos y la importancia de aprender a relativizar para adaptarnos a ellos es lo que marca la diferencia.

Como comentamos en el anterior artículo de Miporteria TV «Iker casillas en su última entrevista», el simple echo de haber oído sus palabras nos inspiró para escribir sobre la siguiente palabra: Relativizar.

¿Qué es relativizar según el diccionario?

Conceder a algo un valor o importancia menor.

En toda carrera deportiva bien como portero o como entrenador de porteros, todo hemos tenido «baches» ó «crisis». Momentos en los que todo parecía ser negro, en los que el mundo estaba en contra nuestro, en los que le dábamos mucho al fútbol y el fútbol no nos estaba pagando con la misma moneda… Posiblemente en esos momentos en los que nos sentíamos así, no veíamos el final del camino. Y pasado un tiempo y tomando cierta perspectiva, conseguimos verlo con otro ojos, otro prisma. Y hasta reírnos de eso que tanto dolor de cabeza nos generó.

Y es que, ojalá hubiera una varita mágica que nos pudiese dar soluciones a todo eso que nos frustra. ¿Verdad? Pues no.

Si eso sucediese… ¿Seríamos lo que somos hoy? ¿Sabríamos todo lo que sabemos? ¿Hubiésemos adoptado este punto de madurez?

No sólo decidir ser portero, sino cualquier otro puesto implica pasar muchas veces por el sufrimiento, el dolor, las injusticias. Esto, es algo que tenemos que aprender a asumir y aceptar. El CÓMO lo hagamos es lo que marcará la diferencia.

Aceptar que no tenemos el control para cambiar todas las situaciones de nuestra vida, ni para encontrar una solución perfecta a los problemas, no es una tarea sencilla.Lo que puede depender de nosotros es el control para modificar nuestra interpretación de las cosas y otorgar una determinada importancia a lo que nos sucede.

Nosotros somos quienes decidimos la importancia que le damos a las cosas. Por mucho que duele la vida continua. Cuando esto nos suceda, pensemos que tenemos dos posibles caminos sobre los que reflexionar:

– Seguir atormentándonos, sufriendo, no disfrutando de la portería y de lo que esta nos ofrece…

– Renacer de nuestras cenizas. Otorgando importancia a las cosas que realmente la tienen.

¿Qué podemos hacer como entrenadores de porteros para cambiar estas dinámicas en nosotros mismos o en nuestros porteros?

HUMOR Y RISAS DEBEN SER EL PRIMER PILAR DE TU PLANIFICACIÓN.Esto, no implica no ser serio y responsable. Es tan sencillo como entender que el humor ayuda a no irritarnos y nos brinda la posibilidad de solucionar cosas. Volviéndonos más creativos y alejándonos de la ansiedad. Una buena actitud es el «virus» más rápido de contagiar cuando estamos cerca de nuestros porteros.

Abusamos en ocasiones de la palabra CONFIANZA o AUTOCONFIANZA, a veces no predicamos con ella. ESCUCHA a tus porteros, SE EMPÁTICO con ellos, CONFÍA en ellos, NO les JUZGUES… Muéstrales que son capaces de solucionar esos pequeños problemas sin que las malas emociones les controles. Al fin y al cabo la inmensidad del universo es infinita. Nosotros con nuestros problemas solo somos una pequeña parte. Esto, no quiere decir que le quitemos importancia a lo que a ellos o a nosotros nos preocupes, pero si que lo relativicemos.

No te preocupes, OCÚPATE. Dale tiempo al tiempo… Y es que el tiempo es oro, este no se puede recuperar. Así que piensa si merece la pena preocuparte por eso. Recordemos que decidimos ser porteros o entrenador de porteros porque nos hacía felices y esa decisión nos pertenece.

PONGAMOS UN CASO PRÁCTICO...

LA SUPLENCIA

Papel difícil de aceptar a quien le toca y mas difícil aún de gestionar para el entrenador de porteros. Es algo que va con el puesto y es que así como el jugador de campo a lo largo de la temporada puede llegar a tener alguna o mas oportunidades. En el caso de la portería, es algo diferente.

¿Qué posición adopto como entrenador de porteros para saber gestionar esta circunstancia?

Lo primero que debemos entender como entrenadores es entender como algo normal que el portero se queje por no jugar. Es más, debe hacerlo. La temporada es larga y seguramente tengamos que tener mas de una charla con él. Bien provocada por ellos o por nosotros mismos. Escucharle, preguntarle como está, saber entender lo que le preocupa… Es un punto de partida para intentar ser empático con ellos y que a su vez se «suelten» con nosotros. De esta manera, estarás generando un clima de «buen rollito» de confianza, de respeto mutuo.

Y llegados aquí, solo queda un discurso y ese es el de… Preocuparnos y sentir con ellos. Haciéndoles entender que en el camino o posición de la queja las cosas no cambian. Y que pese a que lo den todo y lo intenten quizá sigan sin cambiar. Pero si no lo intentan… Seguro que todo seguirá igual.

¿Es una situación difícil? ¡Si! Pero seguramente, le hará crecer, le hará aprender. Y esa situación le hará ser mejor portero. Tarde o temprano la oportunidad llegará y la mejor manera de afrontarla es desde la calma, la tranquilidad. Sabiendo que el camino ha sido duro pero que uno mismo ha hecho todo lo que esta en su mano.

 

 

 

Mi porteria

Mi porteria

Revista web especializada en el entrenamiento del portero de fútbol

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario

Última revista