Qúe, cómo, cuándo, por qué y para qué en el entrenamiento específico de porteros durante una pretemporada? | Mi Portería

Revista web para el entrenamiento del portero de fútbol

APP Software para los entrenadores de porteros

Taller de Metodología para Entrenadores de Porteros

Curso Online para Entrenadores de Porteros de Fútbol

Web magazine specialized in football goalkeeper training

APP Specialized software for the goalkeeper coach

Online course for female goalkeepers

Actualidad

Qúe, cómo, cuándo, por qué y para qué en el entrenamiento específico de porteros durante una pretemporada?

pretemporada.2
Terminada la temporada y analizado el resultado de todo el trabajo desarrollado a lo largo del año toca cambiar el foco y plantear el trabajo del año próximo. Todos los entrenadores de porteros coinciden en que la pretemporada es una fase clave para asentar conceptos técnicos y tácticos. La mayor disposición de tiempo y sesiones nos permite trabajar con tranquilidad desglosando y detallando cada concepto para que el portero lo asimile bien. Programar y planificar para obtener el resultado pretendido es clave. La cantidad de contenido es tan grande que sin organización puede suponer un problema e incluso tener un efecto inverso sobre el nivel de nuestros porteros. La controversia acerca de como abordar este periodo de temporada es grande, cada entrenador aplica una metodología diferente. A continuación reflexionamos acerca de los puntos clave que bajo nuestro punto de vista debe tocar cualquier pretemporada enfocada al entrenamiento específicos de porteros.

Recién termina el año y nuestra cabeza ya está pensando en como plantear los primeros entrenamientos de la próxima temporada. La pretemporada es el mejor periodo para asentar todo tipo de conceptos técnicos y tácticos. El portero llega de vacaciones con la cabeza despejada y la voluntad hacia el trabajo renovada. Además, se trata de un periodo donde existe mayor carga temporal de trabajo en cuanto a sesiones y tiempo. Por todo ellos no podemos desaprovechar este periodo y hay que tratar de sacarle el máximo partido posible. Para ello es fundamental hacer un buen trabajo previo de programación y planificación. Hay tantos componentes técnico-tácticos específicos y comunes a los jugadores que una mala planificación puede generar un aprendizaje disperso perjudicando el rendimiento del portero.

Las formas de programar o planificar una pretemporada son infinitas, casi tantas como entrenadores de porteros hay. Sin embargo, y a pesar de que cada entrenador use una metodología diferente, todos coincidimos en la persecución de unos objetivos comunes. En general, todos tratamos de estructurar los conceptos tácticos en distintas sesiones o microciclos, del mismo modo que los tácticos e incluso los físicos. Además, el trabajo de programación no acaba aquí, es mucho más completo. Una vez recopilado el contenido, tenemos que tratar de combinarlo para generar interacciones lógicas que se transfieran a la realidad del juego. Esta es la verdadera función de una buena programación. Estructurar de forma lógica y coherente toda la información que queremos transferir al portero facilitando al máximo su aprendizaje y evolución. No solo basta con entrenarlo todo, hay que facilitar contextos de aprendizaje sencillos donde la combinación de conceptos por ejemplo técnicos, doten de sentido al trabajo.

pretemporada.1

En base a la compleja tarea de organizarse para plantear una buena pretemporada, queremos reflexionar acerca de los objetivos comunes que normalmente perseguimos todos los entrenadores cuando pensamos en planificar. Toda idea surge de generarse una duda y a raíz de ella plantearse diferentes preguntas. La respuesta a esas preguntas son las claves de lo que buscamos. En este caso no es diferente, todo entrenador cuando se sienta enfrente de un papel o un dispositivo electrónico para planificar trata de responder a todas las preguntas que le rondan la cabeza. Estas preguntas, indiferentemente de orden en las que surjan o la importancia que le damos a cada una, normalmente son cinco.


Qúe trabajo ? Cómo lo trabajo ? Cuándo lo trabajo ? Por qué lo trabajo? Para qué trabajarlo?


La respuesta a la primera pregunta es clara, que contenidos voy a tratar de entrenar y desarrollar a lo largo de mis entrenamientos de pretemporada. Normalmente agrupamos el contenido específico en técnico, táctico y físico. La clave aquí es estudiar y esquematizar todos los elementos técnicos y tácticos de modo que no dejemos ninguno por trabajar. Existen muchas formas de hacerlo, desde las más sencillas como simplemente nombrarlas todas, hasta tratar de englobarlas dentro de situaciones de juego más complejo. Aquí podemos actuar de forma libre en función de nuestro contexto o posición. Sin embargo, de una o otra forma es importante que hagamos un buen trabajo de investigación para dotar al portero de la máxima cantidad de herramientas posibles. Cuando más rica sea en conceptos las pretemporada más recursos tendrá el portero para enfrentar las situaciones de partido.

Responder a cómo trabajar estos conceptos es mucho más complicado. Quizá sea la pregunta más compleja de responder y la que guarda las claves más importantes. En primer lugar es evidente que responde a la necesidad de crear entrenamientos que engloben el trabajo de todos los conceptos estructurados en la respuesta a la pregunta anterior. Es la pregunta más relacionada con la metodología propia de cada entrenador. A pesar de ello, nuestra idea se basa en tratar de crear entrenamientos adaptados en primer lugar al contexto. En una escuela o academia el objetivo principal es conseguir la adquisición de las habilidades pudiendo relacionar en mayor o menor medida el ejercicio con el juego. En cambio, en fútbol profesional o semi-profesional el enfoque cambia. Aquí no solo debemos conseguir su adquisición, sino también su traducción en rendimiento inmediato en competición. Es por ello que en entrenamientos con porteros profesionales tenemos que cerciorarnos de que el portero sea capaz de aplicar las herramientas que le brindamos durante el juego real. En cambio en cantera podemos tener más paciencia, estructurando los entrenamientos más progresivos para facilitar este aprendizaje.

pretemporada.2

La respuesta a cuándo trabajar cada elemento a lo largo del tiempo vuelve a ser muy personal y depende también en gran medida del contexto de cada entrenador. Aún así, existe un cierto orden lógico más allá del nivel o la exigencia de nuestro lugar de trabajo. Por ejemplo no tiene mucho sentido empezar con blocajes laterales con fase de vuelo cuando no hemos trabajado los agarres o las batidas más sencillas sin fase de vuelo. Del mismo modo, tampoco tiene mucho sentido empezar por trabajos de portería con varias opciones cuando el portero no esta familiarizado con su cuerpo, el orden corporal, los desplazamientos, etc. En futuros trabajos de la plataforma profundizaremos acerca de este tema ofreciendo una estructura más desgranada. Sin embargo, y más allá de nuestra propuesta, es importante respetar una lógica técnico-táctica del mismo modo que tenemos que respetar el estado físico del portero. Es diferente su condición física durante las dos primeras semanas de la pretemporada que en la fase final. La exigencia del trabajo no puede ser la misma. 

El por qué y el para qué de cada entrenamiento que planteemos responde a la necesidad de dar sentido al trabajo. El portero durante el día a día tiene que percibir la funcionalidad de los entrenamientos, es decir, tiene que ser capaz de imaginar su transferencia al juego. Elaborar entrenamientos no es simplemente establecer un orden y diseñar tareas entretenidas. A cada tarea elaborada, por simple que sea, tenemos que tratar de buscarle un argumento que potencie la convicción del portero acerca de su utilidad. Aunque pueda parecer una respuesta algo abstracta, no es ni mucho menos así. El entrenamiento específico siempre tiene que acompañarse del trato entre entrenador y portero a través de la palabra y el vínculo. Para que este exista, cada ejercicio planteado necesita de un por qué y un para qué. Únicamente a través de la percepción subjetiva de utilidad de nuestro trabajo por parte del portero conseguiremos ganar su beneplácito. Ya sean niños o adultos, es vital que perciban los beneficios en su nivel gracias en parte al trabajo desarrollado junto al entrenador de porteros.

Como vemos, plantear correctamente una pretemporada se aleja de la sencillez y muchas veces da lugar a infinidad de dudas. Se trata de un trabajo arduo pero muy importante. Dar con la tecla adecuada de buen seguro va a potenciar el nivel de nuestros porteros empezando la temporada regular con muy buen rendimiento. Como venimos diciendo, en futuros trabajos trataremos de profundizar en cada uno de estos aspectos. Técnico, táctico, físico y psicológico deben de interactuar para dar sentido a todo este trabajo inicial y sentar las bases para facilitar el trabajo durante el resto de año. 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
Abrir chat
1
¿Hablamos?
👋 ¡Hola!
¿Cómo te podemos ayudar?