Reflexiones sobre el calentamiento pre-partido en el portero de fútbol | Mi Portería
Metodología

Reflexiones sobre el calentamiento pre-partido en el portero de fútbol

Como entrenadores de porteros diseñamos el mejor calentamiento posible para que nuestro portero entre al partido al 100% preparados? Tocamos todos los apartados que requiere un calentamiento completo o simplemente realizamos secuencias técnicas para que el portero entre en calor? A continuación os lanzamos una reflexión más profunda sobre la verdadera utilidad del calentamiento y la orientación por la que apostamos para diseñar uno específico para nuestros porteros.

El calentamiento pre-partido es la herramienta que utiliza cualquier portero para llegar al momento competitivo en el estado más optimo posible. Existen infinidad de los mismos pero todos tienen un eje común, deben preparar al portero a nivel físico, psicológico, técnico y táctico. Normalmente el calentamiento tiene una primera parte más general en el que se priorizan los aspectos físicos como en el caso del fútbol puede ser el trote, la movilidad articular, el trabajo de fuerza con el propio peso, etc. Y una segunda más específica en la que se trata de incidir sobre conceptos más técnicos y tácticos como por ejemplo si pensamos en el calentamiento del equipo: los pases por parejas, las posesiones en espacios reducidos, las finalizaciones con tiro frontal o centro remate, etc. Por supuesto, dentro del global de todas estas tareas el jugador/portero mejora sus niveles de atención, concentración, percepción, etc; mejorando o preparando por ende la mente (eje psicológico).

De igual modo, podemos acceder a grabaciones de calentamientos pre-partido completos de porteros profesionales y vemos cómo el orden preestablecido es similar. Encontramos una primera parte que trata de incidir sobre lo físico con movilidad articular y estiramientos normalmente libres al gusto del portero, y una segunda parte más técnico/táctica en la que el portero realiza diferentes secuencias de pases en corto y media distancia, blocajes de toda índole, blocajes en juego aéreo, saques de meta, etc.

Es aquí donde nos surge la duda y a la vez una reflexión válida para todos nuestros lectores:

 


¿El calentamiento pre-partido que realizamos realmente prepara al portero para todas las demandas que se va a encontrar en competición?


 

Nosotros creemos que no. Analizando profundamente el contenido que existe observamos como a nivel técnico y táctico el calentamiento diseñado por los entrenadores de porteros es en ocasiones algo pobre. ¿No crees? Normalmente los calentamientos se componen únicamente de acciones de recuperación de balón como los blocajes, obviando casi al completo los desvíos, rechaces o despejes de puños. De igual modo, a nivel táctico, los calentamientos se componen en gran medida de golpeos desde situaciones frontales y centros laterales sin variar la profundidad del mismo, obviando por completo situaciones de 1vs1, pase atrás, tiros diagonales, o incluso acciones de transición defensiva-ofensiva como los saques de mano.

Además, podríamos añadir a esta última reflexión, que todas estas tareas o ejercicios de los que hablamos no se adaptan del todo al juego. El fútbol es un deporte colectivo que requiere de una constante toma de decisión, también del portero, y los ejercicios puramente analíticos de los que hablamos no presentan esta característica.

Tiros repetidos desde la misma posición que anulan la percepción de la variación de la trayectoria del balón y solo inciden sobre una forma de batir, ejercicios que no dan opción a segundas acciones, características del juego, acciones de recuperación de balón sin una continuación ofensiva, acciones de reinicio únicamente técnicas en las que no se percibe el hombre libre, etc;

 


¿Son todas ellas tareas mejorables si hablamos de ser críticos con nosotros mismos?

¿Este guión preestablecido en gran medida por el fútbol profesional es realmente el acertado?


 

Otra pregunta sobre la que reflexionar cada uno de nosotros responde a si aquello que vemos o tratamos de copiar del futbol profesional es válido solo por el hecho de tener respaldo mediático. ¡Seguimos pensando que no! El deporte, por ser profesional, no implica que lleve la razón. En ocasiones el mismo contexto que les rodea, el poder o la opinión de los futbolistas, lleva a los entrenadores a diseñar calentamientos al gusto o costumbre del propio jugador evadiendo otras tareas que quizá sí le prepararían mejor para la competición.

En definitiva, si el fútbol es un deporte colectivo de colaboración-oposición cuya principal característica es el contexto cambiante del juego: ¿porqué para calentar generamos solo un contexto analítico y repetitivo? Quizá deberíamos replantear nuestro calentamiento e incidir sobre aquello que el análisis del juego nos revela más importante, deberíamos diseñar ejercicios que incidan mucho más sobre la capacidad cognitiva del portero que le permita anticipar y reaccionar en competición a esos mismos requerimientos cambiantes de los que hablamos…

En futuros artículos propondremos tareas que vayan en este sentido o cambios para las que tenemos diseñadas que las doten de mayor riqueza.

Última revista